El tiempo - Tutiempo.net

AGENDA

Cine club: Demasiado cerca.

15.02.2018 - Teatro Cervantes

Paseo Constitución, 35

De 21:00 h a las 23:00 h

Teatro Cervantes

4 euros.

V.O. SUBTITULADA

CALIFICACION: No recomendada para menores de 7 años

Dirección: Kantemir Balagov.     País: Rusia. Año: 2017.  118 min

1998, Nalchik. Una familia judía recibe un día una noticia terrible. El hijo más pequeño y su esposa no vuelven a casa, y a la mañana siguiente reciben una nota de secuestro. El rescate que piden es tan alto que la familia se ve obligada a vender su pequeño negocio y a buscar ayuda a su alrededor.

Premios  2017: Festival de Cannes: Un Certain Regard (Sección oficial)

Datos de interés sobre la película

Los cabardianos son un grupo étnico del norte de la región del Cáucaso en Rusia. Dentro de la República de Kabardia-Balkaria conviven con otras comunidades a las que les une la desconfianza mutua y una larga historia de enfrentamientos con los rusos. En este pequeño lugar olvidado del mundo abrió hace unos años Alexander Sokurov una escuela de cine. Y de ella ha salido la ópera prima del jovencísimo Kantemir Balagov, que debuta en el cine rodeándose de un equipo compuesto en su mayoría por profesionales que se enfrentan a su primera película.

La  película narra una historia de odio y sufrimiento marcada por las tradiciones en una ciudad, Nalchik, donde la vida pasa por no salirte de tu entorno. En una noche de 1998, Illana y su familia se reúnen para celebrar el compromiso de su hermano menor David con Léa, otra joven judía de la comunidad. Esa noche, la joven pareja es secuestrada y los captores piden un elevado rescate. Con sus propias reglas y estructuras, la estricta comunidad judía local decide no recurrir a la policía e intentar recabar el dinero por ellos mismos. Así, Illana  se verá devorada por un conflicto familiar y social del que intentará rebelarse. Balagov rueda Demasiado cerca en formato 4:3. La estrechez del cuadro subraya el carácter cerrado del entorno de la joven; así como la cámara, siempre muy cerca de los personajes, de sus rostros y de sus gestos y la disposición de los elementos, muy cerca unos de otros, llenando un plano que asfixia por acumulación. Al mismo tiempo, la cámara siempre acaba fijándose en el contacto entre personajes, en la caricia, el abrazo, en dos manos que se tocan… Esa tensión entre la opresión estética y el contacto humano y ese cierre de cuadro que se produce sobre los personajes subrayan la cercanía sobre la que incide el título, referido a un mundo endogámico que se retroalimenta desde su aislamiento. El acercamiento se completa con un planteamiento de colores que va evolucionando a lo largo del filme.

Entre las dos comunidades existe una línea imaginaria que separa sus mundos en una especie de paz acordada. Pero Illana la cruza: la relación que mantiene con un joven cabardiano complica las cosas mucho más allá de los consabidos problemas de una historia de amor imposible. Illana funciona como la representación de una joven que no se conforma con lo establecido y quiere experimentar, vivir en libertad sin depender de los lastres del pasado. Y  se la castiga por partida doble: por el hecho de ser mujer y lo que se espera de ella en la comunidad y por el de tener que sacrificar su vida y su libertad para poder rescatar a su hermano. Aquí reside uno de los grandes temas de la cinta: cómo el sacrificio personal por rescatar a un ser querido destruye los vínculos afectivos entre los miembros de la familia porque les arrebata su libertad y su capacidad de decisión.  Este calvario es el reflejo de una sociedad partida por el miedo al diferente, que crea una atmósfera de continuo peligro y desconfianza, donde el odio se alimenta en cada acto.

“Demasiado cerca”, en su transmutación desde lo concreto a lo histórico, apunta continuamente a cómo la violencia irrumpe en el plano cotidiano. Hay un momento en el que lo aborda de manera explícita: en una destartalada gasolinera, los jóvenes ven una cinta de video en la que se observan brutales imágenes de ejecuciones durante la Guerra de Chechenia. Esas imágenes son parte de la experiencia personal del director.

Reseña elaborada con la crítica de El antepenúltimo mohicano.
 

CERRAR

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso.

MÁS INFORMACIÓN