El tiempo - Tutiempo.net

DE GUARDIA

Farmacia Rincón

AGENDA

Cine club: La Inocencia

23.01.2020 - Teatro Cervantes

Paseo Constitución, 35

De 21:00 h a las 22:32 h

Teatro Cervantes

4,00 €

No recomendada para menores de 16 años.

Dirección: Lucía Alemany. País: España. Año: 2019. Dur.: 92 min.

Premios: 2019: Premios Goya: Nominada a mejor actriz revelación (Arrufat) y canción. Premios Feroz: Nominada a mejor actriz de reparto (Marull). Premios Gaudí: 7 nominaciones, incluyendo mejor película y dirección

Lis es una adolescente que sueña con convertirse en artista de circo y salir de su pueblo, aunque sabe que para conseguirlo tendrá que pelearlo duramente con sus padres. Es verano y Lis se pasa el día jugando en las calles del pueblo con sus amigas y tonteando con su novio, unos años mayor que ella. La falta de intimidad y el chismorreo constante de los vecinos obligan a Lis a llevar esa relación en secreto para que sus padres no se enteren. Pero ese verano idílico llega a su fin y, con el inicio del otoño, Lis descubre que está embarazada.

Información y venta de localidades.

Datos de interés sobre la película.

Si algo define la adolescencia es la inocencia… y la pérdida de ella. Llega un momento en el que dejamos de ser niños cuyas preocupaciones se arreglan con un simple abrazo de los padres para convertirnos en proyectos de adultos, lo que significa que debemos afrontar un juego cuyas reglas nadie nos ha explicado: el de la vida, aquel al que en realidad sólo jugamos como expertos al dar el último suspiro. La adolescencia y el final de la inocencia, dos cuestiones imposibles de separar, constituyen el epicentro del primer trabajo de muchos realizadores por dos motivos básicos: porque  todavía recuerdan perfectamente esa etapa y porque, de alguna forma, ellos mismos están dejando atrás la ensoñación que todo estudiante de cine ha atravesado alguna vez: esa en la que el séptimo arte es una ilusión al no haberse parado a pensar en lo que hay detrás y, sobre todo, en cuán duro y difícil es realmente llevar una producción cinematográfica a buen puerto.

 

 El multipremiado cortometraje “14 anys i un dia” (2015) fue el proyecto de final de carrera de Lucía Alemany, que ha optado con su primer largo por llevar más allá las cuestiones allí desarrolladas pero añadiendo bienvenidas dosis de luminosidad. Alemany confiesa su candidez desde el título, pero lejos de plantarnos la típica película primeriza, exhibe en «La inocencia» un bonito muestrario de talentos en un andamiaje apuntalado por la fuerza de los interpretes: Laia Marull y Sergi López son dos padres de manual que luchan para no acartonarse en el tópico, como Sonia Almarcha en otro papel relevante. Pero el centro de todo es Carmen Arrufat, quien da vida a una adolescente que aspira a ser artista de circo, un sueño por supuesto incomprendido, como en los tiempos de «Zampo y yo». Alemany se lleva la historia al municipio castellonense de Traiguera, su pueblo natal. Podría haber elegido casi cualquier otro, pero la directora demuestra lo bien que conoce el terreno que pisa su joven protagonista, un ecosistema opresivo y saturado de chismorreos, donde a la chica le cuesta crecer y respirar.

 “La inocencia” sabe de qué está hablando en todo momento, tanto a la hora de desarrollar diálogos aparentemente nimios pero colmados de significado, como al retratar los encantadores rincones y las  costumbres de la zona. Liz, protagonista y álter ego de la realizadora, lo mismo baila en una discoteca tecno que pasea junto a una procesión, en ambos casos, eso sí, vistiendo ropa que los adultos, todavía conservadores, desaprueban. El choque de generaciones es clave del filme, sobre todo respecto a la relación de Liz con unos progenitores que no siempre pueden, al menos lo intentan, entenderla. Pero “La inocencia” deja claro que el progresismo, la inteligencia o la bondad no son cosa de edad, siendo de hecho la madre de la mejor amiga de Liz, aquella a la que llaman chistosamente “Remedios Naturales”, el personaje más avanzado en todos los aspectos. Su reflexión sobre cómo la culpa y el perdón son un invento de la Iglesia que no sirve de nada se ganó un buen puñado de aplausos en el Festival de San Sebastián. De contrastes vive también el reparto, conformado tanto por debutantes colmados de espontaneidad, entre ellos la protagonista de 16 años, Carmen Arrufat, como por intérpretes más afianzados que no se quedan atrás a la hora de transmitir frescura: Sergi López y Laia Marull encarnan a los progenitores de Liz, clásica pareja de hombre dominador y mujer dominada a la que irían bien las lecciones de los más pequeños, y Joel Bosqued hace lo propio con el novio, que empieza casi como un arquetipo de tipo duro y poco a poco se gana nuestro aprecio al terminar en una posición de fragilidad que no esperábamos. «Se siente», parece decir el guion, «el amor es complicado».

Reseña elaborada con la crítica de El antepenúltimo mohicano, y  Filmaffinity

 

CERRAR

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso.

MÁS INFORMACIÓN