El tiempo - Tutiempo.net

Discurso de investidura

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Buenos días a todos.
 
El pasado 26 mayo se celebraron elecciones municipales, autonómicas y europeas. Fue un día especial, como todos en los que se pregunta a los ciudadanos qué modelo de sociedad quieren y quienes deben liderar la implementación de dicho modelo. Los arnedanos, tras una participación, como siempre modélica, hablaron de manera clara e incontestable. Dieron su aprobación a la gestión realizada durante el mandato 2015-2019 y otorgaron a la candidatura que lideré una victoria histórica.
 
De inmediato, la gran alegría y emoción, se convirtieron en honda responsabilidad, pues somos conscientes de que hoy en día, con la fragmentación de partidos políticos y la situación sociopolítica, es muy difícil alcanzar una mayoría absoluta en cualquier institución pública. Una mayoría absoluta, que no absolutista, que me comprometo a administrar con humildad y generosidad. Porque el diccionario de la RAE dice que absoluto es “dicho de un Rey o Gobernante que ejerce el poder sin ninguna limitación”, y nosotros tenemos claro que sí existen las limitaciones, y que siendo conscientes de que tenemos un mandato inequívoco para aplicar nuestro proyecto, seguiremos escuchando a los grupos políticos, a los colectivos y ciudadanos.
 
En esa misma jornada electoral, los arnedanos apostaron también, de forma clara, por un cambio de gobierno en nuestra comunidad autónoma. Un cambio de gobierno que, de darse, contará con nuestra lealtad institucional, nuestro empeño por mantener una relación cercana y una actitud reivindicativa en lo que se refiere a la colaboración necesaria para que Arnedo siga mejorando sus infraestructuras y servicios públicos. En estos últimos cuatro años, hemos demostrado que cuando por encima de las siglas, está el bien común de tu ciudad, el resultado es positivo aun teniendo un gobierno de distinto color en la comunidad. Así va a seguir siendo.
 
Arnedo es un proyecto colectivo, siempre lo ha sido. La tenacidad y el amor por lo nuestro, nos hace remover cielo y tierra para intentar ser referentes en todos los ámbitos. Es por lo que hemos llegado hasta aquí. Tras 40 años de éxito democrático, de trabajo incansable y de superar nuestras expectativas. Pero queda mucho camino por recorrer, muchos retos que afrontar, y juntos, lo vamos a hacer.
 
Quisiera que este discurso no tenga solo un aire simbólico y de buenas intenciones, por lo que me gustaría fijar los tres pilares sobre los que descansará el modelo de ciudad que queremos impulsar:
 
1. Fortalecimiento del modelo industrial basado en el sector del calzado y apostando por su diversificación. Todo ello pensando en un mayor crecimiento de la riqueza y el empleo.
2. Reparto equitativo y justo de ese crecimiento. Consolidando las políticas de carácter social, educativo, y, en definitiva, para las personas.
3. Desarrollo urbanístico sostenible, apostando por políticas para la transición ecológica, las energías limpias y el ahorro energético. Debemos legar un mundo más habitable a quien viene empujando.
 
A ello sumamos una segunda fase de recuperación de patrimonio para consolidar nuestro crecimiento turístico, más políticas de participación directa de la ciudadanía con ambiciosos programas y una apuesta decidida por la Cultura, la Educación y el Deporte.
 
Queremos una ciudad más abierta, solidaria, moderna, sostenible en todos sus ámbitos y tremendamente humana. Y para ello, junto a quienes van a formar el nuevo Gobierno de la ciudad, prometemos empatía, honradez, cercanía y humildad. Prometo, en definitiva, devolver este gran caudal de apoyo con trabajo serio y actitud ejemplar.
 
Quiero también, desde el terreno más personal, agradecer de forma sincera y emocionada a todos los arnedanos que han confiado en nosotros. La sensación que uno tiene cuando recibe tanto apoyo y cariño, es indescriptible. También gracias a quienes optaron por otras fuerzas políticas, porque hicieron grande la democracia. Como no, me acuerdo hoy de quienes más cerca tengo. Mis amigos y mi familia, que resultan un apoyo imprescindible para ocupar esta responsabilidad, sobre todo a mi mujer y mis hijos, que sufren como nadie mis ausencias.
 
Saben algunos de ustedes que me apasiona la política en Latinoamérica, y hace 4 años traje al discurso de investidura unas palabras del ex Presidente de Uruguay, José Mujica. Hoy el turno es para una mujer a la que admiro, y de quien traigo un extracto de su discurso de investidura que por segunda vez pronunció como Presidenta de la República de Chile en marzo de 2014. Palabras que pido escuchen atentamente porque las hago mías:
 
“Amigas y amigos, voy a ser la Presidenta de todos los chilenos y chilenas. De quienes me dieron su apoyo, de quienes no optaron por mí y de quienes no fueron a votar. Tenemos un proyecto de país que requiere de todas las miradas, sin excluir a nadie. Cada uno de nosotros puede hacer la diferencia entre excluir e incluir, entre dialogar e imponer, entre creer y desconfiar, entre sumarse y restarse. Solo juntos podemos dar poder a lo local, dar voz a las diferentes necesidades de nuestra gente, dignificar el trabajo y la Democracia. Chile tiene solo un gran adversario, y ese se llama Desigualdad. Solo juntos podemos enfrentarla.”
 
Michelle Bachelet. Toma de posesión como Presidenta de la República de Chile el 11 de marzo de 2014.
 
Muchas gracias a todos. Se levanta la sesión.
 

CERRAR

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso.

MÁS INFORMACIÓN